El alemán no es tan difícil

La verdad es que son muchas las personas que ni se plantean aprender alemán por creer que es un idioma hiper-complicado. Que si es muy difícil, que si las palabras son impronunciables, que si es casi imposible de aprender… ¿Quién no ha escuchado este tipo de comentarios alguna vez? Pero no deberíamos dar dicha información por sentada antes de intentarlo.

Y a todo esto, ¿por qué se dan este tipo de comentarios? Declinaciones, géneros, vocabulario…. ¿Es realmente tan difícil como lo pintan? A continuación te mostraremos los aspectos del alemán a los que debes perder el miedo, así como a aquellos que debes prestar más atención. Nada es complicado si le dedicas tiempo, pasión y esfuerzo.

Palabras kilométricas

‘Nahrungsmittelunverträglichkeit’ ¿En serio? Pues sí, existen algunas bastante largas. Ésta en particular significa ‘indigestión alimentaria’. No te preocupes, a medida que vayas estudiando el idioma, te darás cuenta que la mayoría de palabras largas son compuestas. Es decir, que en lugar de escribir vocablos por separado, los alemanes tienden a formar nuevas palabras a partir de la unión de dos ya existentes. De esta manera, se crea un vocabulario mucho más preciso con el que se puede describir cualquier concepto con uno o dos términos; cuando en español tendríamos que utilizar una frase entera. Una vez conozcas las reglas y le pilles el truco, aprenderás a formar este tipo de palabras sin ningún problema.

Vocabulario

Algo a lo que le debes dedicar un gran esfuerzo es a aprender el vocabulario, pues tendrás que lidiar con un gran número de palabras. Número al que no estamos acostumbrados. Si en español utilizamos unas 1.000 términos diarios, en Alemania utilizan unos 4.000. He aquí uno de los mayores problemas a la hora de estudiar alemán.

 

Géneros

Además de tenerte que aprender todo el vocabulario, deberás estudiar también los géneros. No hay ninguna norma por la que se rijan, por lo que tendrás que hacer gala de tu capacidad para retener información. Si tienes buena memoria, no te costará tanto esfuerzo. Sin embargo, si tienes memoria de pez, te llevará un poco más de tiempo. Te cueste lo que te cueste, ¡no desesperes! Si los alemanes han conseguido aprendérselos, tú también puedes.

 

Declinaciones

Serán tu peor pesadilla. Y no te mentimos. Eso de estar declinando cada palabra cuesta sudor y lágrimas; y a los hispanohablantes más todavía ya que no estamos familiarizados con esta práctica. Lo más probable es que falles bastante al principio, pero aun así la frase que estés construyendo no perderá el sentido. Además, ¿a qué alemán conoces que diga en español todos los verbos de una frase bien conjugados?

 

Oraciones subordinadas

Creemos que éste es el aspecto más complicado de todos, puesto que formar una frase subordinada con coherencia ya requiere “un poquito” más de nivel. Como ya hemos dicho aprender este idioma no es imposible, pero las subordinadas en alemán son bastante complejas y es donde quizás más empeño tendrás que poner de tu parte.

 

¿Te planteas estudiar alemán? ¡Escríbenos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
WhatsApp Hablamos?